Es una forma de producción, consumo y distribución de riquezas centrada en la valoración del ser humano y no en la priorización del capital. Promueve la asociatividad, la cooperación y la autogestión. Prioriza el desarrollo de la vida al conservarla y crea una alternativa al consumo y a los que se benefician de este.

Universidad de Barcelona 2007.