Desarrollar programas educativos ambientales y culturales que contribuyan al desarrollo y promoción de Agriculturas Alternativas a la agricultura química y el mercado justo que sean económicamente viables en equidad de género, socialmente justas, ambientalmente sanas y que propendan por el mejoramiento de la economía campesina para una mejor calidad de vida.